De lunes a viernes de 9:00 a 18:15

57 años pensando diferente

Iba una vez por los Alpes un tipo llamado Jean Vuarnet (o Juan Vuarnet para sus amigos españoles) cuando tuvo una extraña ocurrencia.

Porque no se le puede llamar de otra forma a querer hacer “la mejor estación de esquí del mundo” en un peñón casi inaccesible.

El lugar era tan mágico como remoto. 

Y él muy tozudo.

Su ocurrencia no encontró apoyos en la comunidad local así que le tocó salir a tocar puertas.

Tiempo después, y de total casualidad, dio con otro chaval (tan “atrevido” como él) llamado Gerard Bremond.

Los dos treintañeros se asociaron y construyeron una de las estaciones más bonitas de los Alpes, Avoriaz, sobre un risco a 2.000 metros de altitud.

A riesgo de que quieres dejar de leer esto e ir, te enseño una foto:

La estación de esquí de Avoriaz en los Alpes Franceses

Pero su locura no acabó ahí, ni mucho menos.

Treinta y ocho años antes de que Greta Thunberg naciera, estos dos temerarios decidieron que en Avoriaz solo estuviera permitido desplazarse en esquís o carros de caballos. Nada de vehículos a motor.

La primera estación de esquí “verde” del mundo.

Y esto no ha cambiado a día de hoy.

Aquello marchaba muy bien, pero vieron un problema. Había muchas viviendas cuyos propietarios solo usaban una o dos semanas al año,  y para el pueblo eso era muy malo, se “desperdiciaba” el ya de por sí limitado espacio de Avoriaz.

Entonces se les ilumino la bombilla.

—¿Y si ofrecemos a los propietarios hacernos cargo de la gestión de sus viviendas durante los meses que no las ocupen?

Ellos están lejos, pero nosotros estamos siempre aquí. Podemos alquilarlas por ellos y encargarnos del mantenimiento.

—Sujétame la omelette.

Y así nació Pierre & Vacances, su modelo de leaseback inmobiliario y la posibilidad de que tú hoy hagas lo mismo.

Hoy gestionamos las segundas residencias de casi 24.000 personas en Europa. Ellos compran su casa, la disfrutan (si quieren) unas semanas al año y nos delegan la gestión el resto del año. Y lo mejor, nosotros las alquilamos y les pagamos un porcentaje.

Llevamos haciendo esto desde que un par de “insensatos” entendieron que su pequeña estación en los Alpes estaría mejor si aprovecharan cada centímetro de su apretado espacio, hace 56 años.

Entiendo que haya personas que prefieren comprar y gestionar ellos mismos su activo, no nos llames si es tu caso.

Pero si quieres saber más detalles tenemos una newsletter donde explicamos todo lo que necesitas saber sobre el leaseback y si es una opción interesante para ti. Y si no te gusta, te das de baja y listo.